El problema de la teta

Dar la teta cansa, restringe tu movimiento, te encadena a tu hijo; y a la vez es lindo, placentero y cómodo en muchos aspectos.

Bebé con zapatos grandes sentado en el piso charco, travesuras, Cuba

«Eso no se toca»

Con el tiempo me fui dando cuenta de la importancia de los límites del «no». Romper también es una forma de aprender a crecer. 

Madre sentada en la yerba mira a bebé sonriente en un parque La Habana Cuba

«Mala madre»

Muchas teorías parecen culpar a las mujeres por su «egoísmo». Me resistía a la idea de ser una «mala madre» antes de que me dieran la oportunidad de demostrar lo contrario.

Niño corre y juega en un patio de una casa en La Habana

El niño está en candela

Los padres nos debatimos entre los consejos, las tradiciones familiares y las orientaciones de los médicos. Cada uno cría a los hijos como puede, como siente y como intuye. 

Mujer carga un niño o niña y en el tobillo lleva una cinta que lo protege del mal de ojo

El mal de ojo

Nos decían que ese chinito estaba muy lindo y que había que protegerlo mucho de las malas vistas. Al principio no creí en esas cosas de viejos, cosas del campo. Decía que eran creencias de gente ignorante. Pero siempre terminaba santiguando a mi hijo con una ramita de albahaca.

niños duermen, fraternidad, hermanos

Sin tronos ni príncipes

El síndrome del príncipe destronado forma parte de la caterva de síndromes que acompañan el complejo proceso de la maternidad. El rimbombante nombre no es más que los celos que surgen en un niño ante el nacimiento de un nuevo hermano.

Embarazo, maternidad, mamá, madre

La intuición de mamá

La conexión madre e hijo genera un nuevo sentido. Ya no el sexto, que tanto se menciona, y es atribuido a tantas y tantas percepciones, sino otro. Es la intuición de mamá.

Un niño duerme con una escoba, es clásico que los niños y niñas asuman objetos para su socialización diaria

Objetos y apegos

Bebés y niños pequeños muestran especial cariño por un objeto concreto. El objeto de apego o transicional es un término introducido por el pediatra y psicoanalista inglés Donald Winnicott para definir la primera posesión del bebé.

Madre y padre haciendo colecho con su bebé. La madre amamanta a su hijo

Compartir el lecho

A veces estamos los tres amaneciendo, amándonos, riéndonos y sentimos algo tibio y suave que nos abraza. Ya no nos sorprendemos. Es el pipi que se desbordó del culero, porque casi una noche entera pegado a la teta tiene que tener sus consecuencias líquidas.